Introduzca alguna palabra de búsqueda.

Noticias de interés

El Papa Francisco ordena instalar duchas para los sintecho en El Vaticano

Cope

COPE ha hablado con el limosnero al que el Papa ha mandado instalar tres duchas en el interior de los baños que hay bajo las columnas de la basílica de San Pedro para que puedan lavarse y cambiarse los sintecho que duermen en los alrededores del Vaticano.

El limosnero del Santo Padre, Konrad Krajewski, ha contado a COPE  que la decisión se ha tomado después  de invitar a un indigente a cenar por su cumpleaños y este le dijo "no me dejan entrar porque apesto".

Monseñor Krajewski comprobó que en Roma no hay baños públicos. Desde el lunes se reestructurarán los baños para que los sintecho se puedan duchar, bajo la columnata de Bernini a la izquierda. El limosnero del Santo Padre asegura que "tiene dinero del Papa para distribuirlo con inteligencia evangélica"

"Buscamos el rostro de Cristo y la gente sin hogar son como era El" insiste el Obispo Krajewski.

 

 Krajewski fue nombrado limosnero el 3 de agosto de 2013 y el papa le pidió expresamente que hiciera como él cuando era arzobispo de Buenos Aires: salir personalmente a llevar ayuda a los necesitados.
El prelado polaco ha comenzado un proyecto, que financiará el Papa Francisco, para dotar de baños y duchas a algunas parroquias romanas. Para el limosnero del Papa, la higiene para "estos peregrinos sin hogar", como él les llama, es fundamental pues les hace menos vulnerables a algunas enfermedades.
 El Papa siempre ha mostrado una gran atención por estas personas que duermen bajo las columnas de San Pedro y en los alrededores, y manda a Krajewski a que les de dinero y artículos de primera necesidad como comida y mantas.
 El pasado 17 de diciembre, día de su cumpleaños, Francisco invitó a que comieran con él en la Casa de Santa Marta a cuatro de estas personas sin hogar.
 La Limosnería apostólica se financia con las donaciones y con los cerca de 250.000 euros que cada año se recogen de la venta de los pergaminos bendecidos por el papa, que cuestan entre 5 y 15 euros, y que se piden para bautismos, bodas y otras ocasiones.