ORACION COMUNITARIA EN LA PANDEMIA

ORACION COMUNITARIA EN LA PANDEMIA

Señor y Padre de bondad. Tu no quieres el sufrimiento del ser humano, ni nos mandas castigos por apartarnos de Ti. Concédenos HUMILDAD suficiente para aceptar nuestra condición limitada y frágil. Y, también, para vencer la eterna tentación del «seréis como Dios».

Señor, Jesús,
en tu particular acompañamiento a los discípulos de Emaus nos dejaste un ejemplo vivo de tu promesa: «Yo estaré con vosotros todos los días hasta el fin del mundo». Permítenos APOYARNOS EN TU HOMBRO para sentir tu cercanía en estos momentos.

Espíritu Santo, Señor y dador de vida. Concédenos el don de la FORTALEZA para hacer frente a esta pandemia. Cuando la realidad nos impone la «confinación» individual, ayudanos a redescubrir, y valorar, nuestra vocación comunitaria.

Que, como María, en Pentecostés, estemos abiertos y confiados a tu presencia y acción sobre nosotros.

Señor y Dios nuestro, de manera especial, te pedimos por todas las víctimas del coronavirus. Los fallecidos y sus allegados, los enfermos y familiares. Acompáñales en su enfermedad y en su dolor. Rogamos asistas a todos los profesionales de la salud y a cuántos hacen lo posible por el bien común y la superación de este duro combate. También te pedimos por todos los miembros de nuestra COMUNIDAD y sus familias, que sepamos ser LUZ en estas circunstancias oscuras.

Amén.

(Juan Pedro Fernández y Joaquín Ferrando)