SOBRE LAS EXEQUIAS EN LA PARROQUIA

SOBRE LAS EXEQUIAS EN LA PARROQUIA

Queridos feligreses: Ante las orientaciones de nuestro Obispo, D. José Manuel Lorca, sobre las exequias en los Tanatorios, aplicadas en Cartagena, por nuestro Vicario Episcopal, D. José Abellán, en este momento complicado del coronavirus, os especifico las siguientes consideraciones, a tener en cuenta, para los funerales que puedan surgir en este delicado momento:

1.- Seguiré, como hasta ahora, haciendo el responso en los Tanatorios. Lo haré en el Cementerio: a) Si las Autoridades Civiles dispusieran no hacer Exequias en los Tanatorios. b) Si alguna familia, por razones personales, así lo acordaran conmigo.

2.- En caso de hacerlo en el Cementerio. Se hará en la puerta del Cementerio, con las indicaciones del Sr. Obispo y de las Autoridades Civiles, respecto a las distancias y protección de los asistentes.

3.- Indicaré a la familia que la Misa privada, que celebraré, la aplicaré por el difunto. Así mismo, animaré a la familia a que, cuando pase esta pandemia, celebraremos, en la Parroquia, la Misa Funeral. Esto también lo comunicaré si celebramos las Exequias en los Tanatorios.

Prefiero, lógicamente, hacer los menos funerales posibles. Cuidaros mucho. Que Dios os bendiga. Cualquier duda, pregunta o consideracion, a vuestra disposición.

Abrazos, en el Corazón de Jesús, nuestro Señor. Joaquín.

ORACION COMUNITARIA EN LA PANDEMIA

ORACION COMUNITARIA EN LA PANDEMIA

Señor y Padre de bondad. Tu no quieres el sufrimiento del ser humano, ni nos mandas castigos por apartarnos de Ti. Concédenos HUMILDAD suficiente para aceptar nuestra condición limitada y frágil. Y, también, para vencer la eterna tentación del “seréis como Dios”.

Señor, Jesús,
en tu particular acompañamiento a los discípulos de Emaus nos dejaste un ejemplo vivo de tu promesa: “Yo estaré con vosotros todos los días hasta el fin del mundo”. Permítenos APOYARNOS EN TU HOMBRO para sentir tu cercanía en estos momentos.

Espíritu Santo, Señor y dador de vida. Concédenos el don de la FORTALEZA para hacer frente a esta pandemia. Cuando la realidad nos impone la “confinación” individual, ayudanos a redescubrir, y valorar, nuestra vocación comunitaria.

Que, como María, en Pentecostés, estemos abiertos y confiados a tu presencia y acción sobre nosotros.

Señor y Dios nuestro, de manera especial, te pedimos por todas las víctimas del coronavirus. Los fallecidos y sus allegados, los enfermos y familiares. Acompáñales en su enfermedad y en su dolor. Rogamos asistas a todos los profesionales de la salud y a cuántos hacen lo posible por el bien común y la superación de este duro combate. También te pedimos por todos los miembros de nuestra COMUNIDAD y sus familias, que sepamos ser LUZ en estas circunstancias oscuras.

Amén.

(Juan Pedro Fernández y Joaquín Ferrando)